Perspectivas

Lo surreal.

Lo emocional

Lo material

El humor

4/04/17

Inicialmente, titulé esta entrada “El arte, la risa y la Prisa”.

Verdaderamente, el título era un poco surrealista, me reía un poco de ciertas situaciones que se estaban produciendo y que me atañían a mí.

Con lo surreal aludía a esa especie de cisne que se vislumbra en la mesa con el juego de luces y sombras.

Con lo emocional, al efecto subjetivo que produce la  proyección de la luz sobre la mesa y la taza y a la posición de la cuchara (no tanto a su orientación como a la ubicación).

Con el humor me refería a que el café yo me lo tomo y yo me lo pago (en ningún caso al hecho de que el ticket esté en la zona de sombra).

Algunos ambientes sanfermineros

Ambiente callejero de “los de casa”

Almuerzos vecinales

Poteo mañanero con look cachondo

IMGP3907Este hombre exhibe una ristra de ajos adquirida en la Plaza de las Recoletas, popularmente llamada Plaza de los Ajos, porque antiguamente se llenaba de puestos de venta de ajos durante las fiestas de San Fermín. La gente compraba ajos para todo el año. Actualmente queda un único puesto.

Uniforme superfavorito de bastantes extranjeros que nos visitan en estas fiestas. Es una atracción la que sienten hacia estas camisetas inexplicable para mí.

IMGP3895Señora de Pamplona a la que le da mucha pereza vestirse de sanfermín. Es una de las pocas excepciones que confirma la marea rojiblanca, por lo demás, se apunta como todo el mundo al picoteo de media mañana.

Conocido con el que mi cámara se cruza por sorpresa. Mucho cachondeo en la mirada,  pero en este caso, seguramente lleva mucha más cerveza en las gafas que en la sangre.

Los vendores ambulantes departiendo.

Es impresionante, estos puestos no han cambiado en los últimos treinta años. Sigue todo en su sitio: el algodón (que antes era unicamente rosa), las manzanas caramelizadas, el coco fresco, las patatas, las golosinas, los molinillos de viento…

Los tiovivos sí innovan: entre todos los caballitos vemos a un cerdo sonriendo.

Los niños salen de las fauces del tigre hinchable.

Montaña rusa con ducha incorporada,  nunca viene mal en estas fiestas.